Buscar este blog

lunes, 29 de diciembre de 2014

El tiempo para la pareja y para uno mismo cuando hay niños

 El valor  que le damos al tiempo cuando nos convertimos en padres cambia sustancialmente. Parece que le faltan horas al día y que el tiempo que les dedicamos a nuestros hijos no es suficiente. Todo lo que hacemos gira en torno a ellos. Pero, a veces,  no se tiene en cuenta algo que es muy importante para su bienestar: que la pareja esté bien ( si la hay) y cada uno de ellos como persona individual. Que los padres estén estresados, discutan continuamente o que no demuestren cariño, puede afectarles en su desarrollo emocional mucho más que estén unas horas con otras personas... Con esto, no quiero decir que sólo nos dediquemos a nosotros...todo en su justa medida.
Para ayudaros, en este sentido, os doy algunos consejos que os pueden ayudar:

Para uno mismo:

  • Tened vuestro  momento del día. Para desconectar, reflexionar, descansar...lo que cada uno necesite
  • Haced algún tipo de actividad que nos guste a la semana. Correr, ir al gimnasio, ir de compras, leer,...
  • No os sintáis culpables. Todos necesitamos nuestro espacio y ver que, a parte de padres, somos más. 
  • Turnaos para tener este tiempo. Es mejor hacerlo así en esto y en todo, porque de esta manera ganaremos tiempo y tranquilidad. Es bueno que haya momentos de hacer cosas juntos, pero en las cuestiones del día a día, si nos vamos encargando cada uno de una cosa, estaremos más relajados. Por ejemplo, si hay que bañar al niño, bañarlo uno, para que el otro vaya adelantando otra cosa que haya que hacer.
  • Sed capaces de delegar en el otro. A veces, sobre todo  a las madres, nos cuesta el dejar que la otra persona haga las cosas porque pensamos que lo van a hacer peor, o no van a saber. Pero, también pueden aprender y tienen derecho a equivocarse.
Para la pareja:

  • Dejad a alguien de confianza al niñ@ para realizar alguna actividad juntos.  Id a cenar, a tomar un café...También es bueno para ellos para ser menos dependientes
  • Tened  un momento al día para hablar, ponerse al día, discutir si no se está de acuerdo en algo ( siempre es mejor en privado, nunca delante de los niños)
  • Sed románticos y tener detalles con el otro. Gracias al amor de la pareja ha llegado vuestro hijo. La relación hay que cuidarla, no nos olvidemos de ella.
  • Dad a la pareja la importancia que tiene. Al fin y al cabo hemos formado una familia, pero la pareja es el pilar que la sostiene.
Quién puede ayudaros:

  • Familiares
  • Amigos
  • Casas de niños: Son ludotecas donde se ofrecen actividades para los niños durante 2-3horas para que se relacionen con otros niños. Ideal para los padres que no trabajan. Dependiendo de donde viváis, tenéis a vuestra disposición las del Ayuntamiento.
  • Canguros.
Todo esto beneficia a todas las partes y estar todo el tiempo con nuestros hijos no es garantía de que vayamos a educarles mejor, lo que debemos ofrecerles es "tiempo de calidad" y, para ello, es primordial cuidarse a sí mismo y a la pareja.






lunes, 22 de diciembre de 2014

Mi hijo dice palabrotas



Las palabrotas son un "quebradero de cabeza" para los padres. Normalmente, no suele gustar a nadie que en plena visita a casa de unos amigos el niño o niña diga alguna palabra malsonante. A parte de la vergüenza que se pasa, nos da miedo que nos juzguen como padres y la educación que le estamos dando a nuestros hijos.

El otro día mi hija de diez meses dijo algo parecido a "puta"... Seguramente si se lo reforzáramos lo diría continuamente, como cuando aprendió a decir "mamá", "papá" o "hola". Ella no sabe que significa, pero sí puede darse cuenta de lo que provoca en su entorno y, por ello, repetirlo.

Así es como funciona en un primer momento el uso de las palabrotas en los niños, como medio para provocar "algo" en su entorno. Ya sea enfado, risa, asombro...cualquier reacción puede servirles para reforzar su conducta.

Los niños entre los tres y los cinco años comienzan a usarlas. Suelen ser épocas pasajeras que dependiendo del niño pueden variar en duración ( una semana- meses) e intensidad (muchas palabrotas-una).

A veces, algunos padres me han comentado la siguiente :" mi hijo dice palabrotas y en casa no decimos ninguna, debe haberlo aprendido en el colegio". Y, puede ser, si se relacionan con niños más mayores, o porque otros niños de su clase al igual que él están en esa fase de experimentación.

Podría comentaros cómo prevenirlas, pero considero que es bastante difícil pues a no ser que les tuviéramos metidos en una burbuja,  observarán y aprenderán de los siguiente agentes socializadores:

  • el entorno familiar: Ya os he comentado en muchas ocasiones que somos un modelo para ellos. Como nosotros actuemos, así lo harán. Así que, si nosotros utilizamos palabrotas en nuestro argot cotidiano, lo más probable es que ellos también lo utilicen.
  • otros agentes socializadores: Debemos contar también con otras personas de la familia, amigos, otros niños,  personas de la calle, la televisión...
Teniendo en cuenta esto, cuando llegué ese momento o etapa debemos estar preparados para saber reaccionar e intentar no reforzarles la conducta. Por supuesto, hablo de la etapa de 3-6 años, pues si fueran más mayores deberíamos trabajarlo de otra manera.

Estas son las pautas que os recomiendo:

  • Ignorar. Si ven que no provocan ninguna reacción en nosotros, dejarán de decir palabrotas. Así que hay que intentar aguantar la risa, el enfado... y continuar realizando la actividad que estábamos haciendo...Si lo repitiesen, que seguramente lo harán, nos seguimos haciendo los sordos o les decimos "no te entiendo, no sé lo que dices". Al final se acaban cansando. Este punto sobre todos para los más pequeños
  • Darles palabras alternativas. A veces las utilizan, sin saber su significado para expresar emociones... Decirles que es mejor decir " estoy enfadado" o "no me gusta esto...."
  • Ser un modelo adecuado. No se puede exigir algo que nosotros no cumplimos.
  • No agobiarnos. Es una etapa y pasará.
  • Si el niño es mayor 4-6 podemos hablar con él, aparte, cuando no haya nadie y explicarle la importancia de ser educados, el tratar bien a los demás, cómo se pueden sentir...

Si se alargase en el tiempo, tendríamos que trabajarlo a través de los registros de conducta, personalizado para cada niño.
Espero haberos ayudado con este artículo y que lo disfrutéis.




lunes, 8 de diciembre de 2014

Cómo vivir las Navidades con los niños.

Muchas veces hemos oído decir que las Navidades son para los niños. Según vamos haciéndonos mayores, quizás puedan tener un tono triste o nostálgico hacia los momentos vividos en el pasado y las personas que faltan. Pero, en cierto modo, las personas que tenemos niños, estamos de suerte. Ellos harán revivir la ilusión y el espíritu navideño, que no comercial, de estas fechas.
Podemos enseñarles muchos valores, tradiciones, espíritu crítico aprovechando todo lo que esta época nos aporta.
A continuación os doy las sugerencias a trabajar en estas fechas:

  • Os remito a un artículo que publiqué este verano en el que doy las pautas para "Educar en vacaciones" http://www.dudasdepapas.blogspot.com.es/2014/08/educar-en-vacaciones.html
  • A parte de esto deberíamos aprovechar para educar a los niños en el "no consumismo". A veces se cae en el error de darles todo lo que nos piden: para tenerles contentos, no sentirnos culpables por el poco tiempo que pasan con nosotros...Pero esto no es positivo para su educación. Ante tanta oferta de estímulos ( cacharritos para montarse, chucherías, juguetes, anuncios, gorros de navidad,...). Que tengan que elegir entre varias opciones, que sopesen cuál es la que más desean o más positiva para ellos, les hará también aprender a aceptar la frustración, tomar sus propias decisiones, ver que no pasa nada si no se hace lo mismo que el resto de la gente y lo más importante, realmente, lo que significan estas fiestas ( vivir la familia, continuar tradiciones...). De manera práctica os pongo un ejemplo: Nos vamos a la Plaza Mayor donde está el tiovivo, la tienda de gorritos, la de chucherías, el Winnie de Pooh para hacerse una foto, la caricatura que te hace un artista... Si previamente hablamos con ellos y les comentamos que tienen un presupuesto o que sólo pueden escoger dos cosas de las distintas opciones que hay, lo negociamos y lo aceptan, lo más probable es que no haya discusiones y se irán más contentos que si les dijéramos a todo que sí, pues al final siempre tendríamos que decir que no a algo y la frustración llegaría igualmente.
  • Transmitámosles nuestras tradiciones, cuando sean mayores tomarán la decisión de continuarlas o no. Porque es importante que conozcan  la cultura a la que pertenecen pues eso les da una sensación de pertenencia al grupo, que a parte de dejarles recuerdos para la posteridad les da seguridad. Nuestra gastronomía, la música, las anécdotas que se cuentan en estas reuniones...
  • Ante la avalancha de regalos de Navidad, Papá Noel, los Reyes Magos os sugiero una opción para poder aprender también de ello. Si les pedimos que escojan un regalo por cada personaje, es decir, uno por cada Rey Mago y otro por Papá Noel en total son cuatro regalos o juguetes. Si el regalo es muy caro se puede dividir entre varias casas (tíos y abuelos...). No necesitan, para nada, un juguete por cada casa, pues al final no lo disfrutan, ni juegan con todo y es un gasto de dinero innecesario. Si lo hacemos como os propongo, tendrán más ilusión por lo que les traigan, jugarán con ello y tendrán que elegir. Dependiendo del número de familiares que tengan, tendrán más regalos o menos y, seguramente con cuatro juguetes no cubriremos todas estas casas. Así que lo que podemos hacer es que le regalen cosas útiles, que necesiten de verdad: libros, pijamas, ropa para el colegio, cosas hechas a mano, material escolar, el disfraz para Carnavales o la fiesta del colegio que necesita... La argumentación de cara a los niños sería la siguiente: " Les vamos a escribir una carta y a cada uno le pedimos un juguete, porque si no, no hay para todos los niños. Y si luego nos traen más cosas, aunque no se las hayamos pedido pues fenomenal ( los otros regalos)".
  • Escribir una carta de agradecimiento al terminar los días festivos a los Reyes Magos y Papá Noel. Es importante agradecer las cosas que los demás hacen por nosotros, en todos los ámbitos de la vida, y en este momento también se les puede inculcar.
  • Podemos aprovechar estas fechas para fomentar la autonomía: dejar el chupete, cambiar de la cuna a la cama como os recomiendo en el siguiente artículo http://www.dudasdepapas.blogspot.com.es/2014/04/como-retirar-el-chupete.HTML
  • Dar los juguetes antiguos y que no se utilicen a las asociaciones para los niños que lo necesiten. Es una forma de renovar los que tienen y además que ellos tomen conciencia de que hay niños que tienen una realidad diferente de la suya.
  • Afianzar las normas de educación: cómo comer en la mesa, cómo comportarse en cada lugar, dar las gracias, pedir por favor,...
Espero que os hayan parecido buenas ideas y os ayuden en vuestra tarea de padres y educadores. Como véis, cualquier momento es bueno para que los niños aprendan.

Si queréis proponer alguna más, en los comentarios, podéis hacerlo.´