Buscar este blog

jueves, 24 de julio de 2014

Las mascotas y sus beneficios para los niños

Si soy sincera, debo confesar que los animales no me gustan. Puedo estar con ellos un ratito, y ya está. Pero lo de cuidarlos, sacarles a pasear...uffff!!! Pensando objetivamente,  no puedo pasar por alto los beneficios de su convivencia con los niños. Con las mascotas les damos la posibilidad de tener experiencias distintas, enriquecedoras, que de otra manera no las tendrían. Son muchas las razones por las que deberíamos tener una mascota en casa cuando hay niños y os las planteo a continuación:

  • Se hacen más responsables. Pues tener un animal conlleva unos cuidados, que si no se dan tienen unas consecuencias evidentes. Si no se limpia, huele mal. Si no se le da de comer, se muere. Si no se le saca a pasear, se hace pis en casa...esto hace que el niño tenga que establecer una rutina en el cuidado de su mascota. Cuando son muy pequeños tienen de modelo a sus padres y cuando son más mayores lo pueden hacer ellos solos. Pero, eso sí, si pueden  hacerlo que se responsabilicen de él.  Es necesario y preferible.
  • Les ayuda a estructurar el tiempo. Como bien sabemos, las rutinas son muy necesarias en la vida de los niños. El cuidado de una mascota nos puede ayudar a la hora de establecerlas. De esta manera el niño puede aprender a anticipar qué es lo que "toca hacer" (desayunamos, sacamos al perro y nos vamos al colegio). Así se establece una secuencia de acciones continua que le darán seguridad.
  • Es otra forma de socializarse. Antes de que el niño se abra a otros círculos sociales, el primero de todos es su familia. Y, en él, entran las mascotas. A una acción del niño, el animal da una respuesta, tiene su propia personalidad, y el niño debe ajustar sus acciones al mismo. ( si un niño tira de la cola a un gato, el gato puede tener varios tipos de respuesta, pero hará que finalmente ajuste su comportamiento a él y se relacione de una determinada manera). Además se establecerá un vínculo afectivo similar a la de otro familiar.
  • Fomenta el respeto por otros animales. Cuando se tiene un animal, por regla general, se es más sensible a los demás. No se les ve como un objeto, sino que se puede ver a ese animal que siente y que hay que cuidar y respetar.
  • Desarrolla la comunicación no verbal. En el establecimiento del vínculo y en el día a día el niño aprenderá a comunicarse con el animal sin palabras, aunque a veces verbalice sus acciones. Su forma de relacionarse con él  tendrá unas reglas no escritas y, un gesto del animal, un gruñido...tendrá un significado con un mensaje que tendrá que descifrar en un principio y que luego sabrá de manera natural. 
  • Estimula la motricidad. Por decirlo de alguna manera, la mascota será como un juguete interactivo. Es muy probable que el niño se esfuerce por tocarla , jugar con ella... Gateará, andará, correrá detrás de ella... Es una fuente de estimulación temprana.
  • Les hace más empáticos. Les saca del egocentrismo de la etapa de Educación Infantil. Se tienen que  poner en su lugar para responder a sus necesidades. 
Creo que queda claro lo positivo de tener una mascota en casa... No sé si yo me animaré en un futuro. Lo que es cierto es que le ofrecemos al niño un amplio abanico de experiencias que sin ellos no tendrán.

Eso sí, si lo tenemos, con todas las consecuencias, hay que pensar los pros y los contras. Si podemos tenerlo realmente, qué vamos a hacer con ellos en vacaciones, como se hacen de grandes cuando crecen...un animal es una responsabilidad, no un juguete o un mueble que cuando nos aburrimos de él lo desechamos.

Espero que os haya gustado el post. 




6 comentarios:

  1. Muy bueno el blog Cris. Nosotros si tenemos mascota, en gran parte por mi culpa, pues siempre tuve perro y lo echaba de menos, además, quería que mi hijo ,desde bebé, supiera lo que es y lo que te dan.
    Aparte de todos los beneficios que comentas, se convierten en sus mejores amigos y aprenden de ellos los que es el amor incondicional, puesto que, aunque le tire del rabo, le meta los dedos en los ojos o le arranque los bigotes, siempre esta ahí para jugar con el o simplemente tumbarse bajo sus pies.
    También les ayuda, como bien dices, a llevar unas pautas y generar una empatia y respeto. Es parte activa en su educación y aprende cuando hay que regañarle o premiarle, cuando hay que sacarlo y le encanta llevar a el la correa porque se siente más mayor y responsable.
    Cualquiera le quita a su Chicho jejejeje

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario y ya de paso por ser tan activo en el blog y en el grupo de Facebook.

    ResponderEliminar
  3. Así es Cris es importante crear conciencia del respeto de todos los seres vivos, sobre todo asumir las consecuencias de nuestras decisiones que tomamos. Es parte de nuestra formación y mejor aun ejemplo de nuestros educados.

    ResponderEliminar
  4. Cuanta razón el post! mi hijo tiene su mascota que es una gatita, está muy bebé, apenas ha cumplido los 3 meses y él la cuida un montón no es para nada brusco ni pesado ya que desde el pincipio se le hablo de que la gatita es un bebé y necesita cuidados y que es parte de la familia y él se lo ha tomado con mucha responsabilidad pese a su corta edad ya que tiene 2 años y medio pero eso no ha sido impedimiento <3!

    Saludos !!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por tu comentario. Me alegro de que tu niño cuide de su gatita. Juntos aprenderán mucho

    ResponderEliminar